¿Cómo saber cuál es el posgrado para ti?

Por Jorian Enciso para Areandina, Octubre 5, 2018

¡Ya terminaste tu pregrado! Finalmente te graduaste, obtuviste un título, enorgulleciste a tus padres y te sientes pleno y satisfecho contigo mismo porque lograste una meta personal. Luego de la euforia, te sientas y piensas: ¿ahora qué? Es cuando te invaden muchas dudas e inseguridades, entre ellas: “¿Será que debo continuar estudiando?”, seguido del típico “¿Qué posgrado debería hacer entonces?” A continuación, compartimos los aspectos a considerar para elegir el posgrado perfecto para ti.
 
Un posgrado es la mejor oportunidad de seguir instruyéndose; ayuda a ampliar competencias, especializarse y, en definitiva, conectar de manera más asertiva con el mundo profesional. El pregrado ayuda con la identificación de las vocaciones mientras que un posgrado lo hace con el desarrollo profesional. 
 
Si estás pensando en continuar tus estudios y no sabes en qué basarte para tomar una decisión, mira estos consejos que te ayudarán a hacer match con el posgrado de tus sueños.
 
como saber cual es el posgrado para ti
 
Tómatelo personal: la elección de un posgrado está estrechamente ligada a las expectativas de vida que tengas, por lo que debería responder únicamente a aspiraciones personales. Como te ves en 5 o 10 años puede darte una idea de qué posgrado hacer. Debe ser una decisión egoísta porque es tu futuro, se trata de hacer una proyección profesional a mediano y largo plazo.
 
Debes tener claro el área en la cual deseas enfocarte (relacionada o no con tu pregrado), cuál es tu objetivo profesional; lo afín con tu día a día, con tus pasiones y con lo que te hace feliz, después de todo, un posgrado es un proyecto de vida y su elección debe ir más allá de querer escalar laboralmente…es una reflexión madura y consciente del rumbo que quieres darle a tu vida. 
 
Perfil profesional: tener claras tus motivaciones personales, facilitará el resto. Un posgrado es una ampliación de tus conocimientos en un área específica del saber. La visualización que se hace en esta parte de la decisión tiene un fin más comercial. 
 
Contemplando estos intereses, puedes elegir entre una especialización, una maestría o un doctorado. Lo recomendable es iniciar con una especialización, que profundiza el manejo de un tema particular. Luego, sería tiempo para un máster o un doctorado, que contribuyen a desarrollar en el estudiante, técnicas metodológicas, científicas y de investigación según la carrera.
 
En cualquiera de los casos, un posgrado coloca tu perfil profesional en un nivel muy superior, volviéndote más competitivo, más deseado por las empresas y mejor cotizado en términos de remuneración económica.
 
Tiempo: es necesario aclarar que no es recomendable iniciar un posgrado inmediatamente finalizado el pregrado. Como nuevo egresado, necesitas de uno a dos años para madurar profesionalmente y entender si vas por el camino correcto. Obtener experiencia laboral amplía la percepción del futuro cercano preparándote para nuevos retos donde destacar es necesario y obligatorio.
 
También hay que tener muy claro qué duración tiene cada programa. Por su profundidad, exigencia y método, los tiempos que se manejan son los siguientes: una especialización dura un año, una maestría dura dos años y un doctorado dura hasta 4 años. Estos tiempos varían según el país y la universidad. La duración no hace un posgrado mejor o peor que otro, todo dependerá de lo que tú quieras hacer y del programa que más se ajuste a tus necesidades.
 
Empleabilidad: se debe evaluar cuáles programas podrían representar oportunidades laborales interesantes según los nichos empresariales que demanden cierta preparación académica e investigativa. Además, al momento de investigar en las páginas web de las universidades o ir personalmente a los campus de tu interés en busca de información, es imperativo preguntar qué convenios con empresas tienen estos programas para garantizarle a sus estudiantes prácticas profesionales. 
 
Internacionalización: al momento de elegir un posgrado, muchos se debaten si hacerlo en su país o llevarlo a cabo en el extranjero. Lo recomendable es evaluar las ventajas y desventajas de cada opción. Estos factores dependen de la situación particular de cada postulante: poder adquisitivo, facilidad de movilidad, aspiraciones personales, etc. 
 
Si deseas continuar tus estudios en otro país, puedes acceder a las páginas web de universidades extranjeras, leer el contenido de los programas, acceder a los calendarios académicos y contactar al personal administrativo para información detallada y personalizada. Ventajas de la globalización. Además, las modalidades virtuales, facilitan la obtención de un título internacional sin tener que dejar tu país. 
 
Toda esta información te ayudará a dar con un posgrado que te guste y un país que desde esa universidad específica, te permita tener el crecimiento profesional que estás buscando.
 
Reputación de la universidad y/o del programa: muchos conocemos el dicho: “el viajero se conoce por su maleta”, lo mismo piensan las empresas cuando evalúan tu Hoja de Vida y miran de qué universidad vienes. Egresar de un programa cuya institución está certificada y ranqueada entre las mejores abre muchas puertas. 
 
De igual forma, cada programa cuenta con su propia fama, por lo cual al llevar a cabo tu investigación acerca de posgrados, acude a egresados de dicho programa, alumnos actuales y pregúntales por los profesores, la exigencia académica, los requisitos de ingreso y hazte una idea sólida de lo que algunas universidades y programas te pueden ofrecer y si es lo que realmente estás buscando.
 
Costos: aunque es el principal dolor de cabeza de quienes desean hacer un posgrado, no tiene que ser un factor excluyente. Lo importante es conocer si la universidad donde te interesa cursar el programa facilita becas (todas lo hacen) y qué requisitos necesitas. Si no, existen muchas oportunidades para financiar educación superior. Desde créditos bancarios con tasas de interés muy bajas, hasta becas otorgadas por fundaciones o entes gubernamentales.
 
¡Ya está! Puedes elegir tu posgrado y darle un nivel superior a tu perfil profesional. Recuerda que los posgrados son inversiones de dinero y tiempo y deben tomarse en serio ya que no son un juego. La educación es la herramienta más poderosa para crecer y alcanzar el éxito. Así que anímate y estudia un posgrado.
 

Publicado en: El Blog de Areandina

Tagged: Posgrado, Universidad, Estudiantes, Programas profesionales.

Quizá también te interese