A

Temas de Noticias

Sedes

Formatos de Noticias

Abr 29, 2021

Cómo nutrir y mejorar la relación en tiempos de pandemia

Temas:

A principios de 2020, un virus nocivo para la salud y la vida de la humanidad (SARS-CoV-2) obligó al mundo entero a resguardarse en sus hogares. El comercio se derrumbó y con ello la economía; las necesidades básicas dejaron de cubrirse en muchas familias, pánico colectivo, desconcierto y angustia. Hoy llama particularmente la atención los efectos psíquicos individuales de los que apenas empezamos a tener indicios, pero también resulta inquietante reflexionar sobre las secuelas colectivas que emergieron de una obligada convivencia 24/7.

Mientras la mayoría de los padres y madres hacían esfuerzos por asegurar la existencia física de sus familias manteniendo protocolos de bioseguridad, asegurando un techo, comida y estudio (dentro de las posibilidades de cada uno), el bienestar psíquico comenzaba a resquebrajarse.  En convivencia obligada, comenzaron a exacerbarse las dificultades para reconocer y expresar las emociones, la mayoría de ellas eclipsadas por un enorme pánico frente a lo desconocido y la impotencia de no poder ejercer control sobre ellas como se creía hasta ese momento.

Para Diana Maritza Pulgarín Osorio, profesional de familias del área Orientación y Permanencia Estudiantil de Areandina seccional Pereira, “En muchos casos, aquellos “proveedores” del hogar, usuales “salvadores” se encontraron con que uno no era suficiente y que solo con la ayuda del otro o ayudando al otro, según fuera el caso, podrían seguir caminando adelante en un mundo desconocido y colapsado que se venía abajo”.

Muchas familias se encontraron con profundas faltas y vacíos en su propia historia que incrementaron el miedo a no ser buenos padres, madres, esposos, hijos, parientes, jefes, empleados. El miedo al fracaso, al dolor, la enfermedad y la muerte, hicieron mella en los roles preestablecidos y la imagen que cada uno había construido hasta ese momento.

De acuerdo con la profesional Pulgarín, “este tiempo permitió a su vez, con amor o con dolor, encontrar grandes fortalezas y habilidades internas que admitieron hacer frente a los cambios, necesidades y situaciones que se presentaron en esta nueva realidad e incluso, en aquellos casos donde con gran esfuerzo pudieron mantenerse a flote emocional y psíquicamente, pudo representar una oportunidad de hacer las cosas distintas, encontrar estrategias, cambiar los modos y fortalecer las relaciones”.

El periodo de confinamiento también permitió a algunos dilucidar en lo cotidiano, lo fundamental de lo superfluo, lo necesario de lo accesorio, y al amigo o hermano del que solo acompaña en los buenos momentos de éxito y victoria. “La pandemia resaltó profundas heridas familiares que implicarían un gran esfuerzo y una cuota de consciencia para sanar; siendo la oportunidad de conocer y reconocer en el otro, aspectos tan simples como el esfuerzo en sus tareas diarias, la responsabilidad con que ejecuta sus labores profesionales o laborales y el afecto que pone en las acciones de cuidado o la destreza en sus quehaceres”, agrega la docente.

Cabe señalar que, en otros casos se hizo más clara la importancia de la familia como red de apoyo emocional y su rol en la consecución de metas personales y/o profesionales, lo cual indica la importancia de una “consciencia emocional” propia que permita desarrollar la empatía.

Relaciones personales y en pareja

Las relaciones conscientes requieren de un trato empático, respetuoso de la emoción y la historia del otro y de las propias emociones, con lo cual no solo hace posible que el otro florezca y se transforme en medio de una situación específica, sino con una renovada flexibilidad y apertura, los efectos transformadores ocurran también en la propia persona.

Es vital revisar los elementos limitantes en la propia historia que se trasladan a la manera de interactuar, adentrándose a las propias emociones para reconocerlas, experimentarlas y posteriormente, resignificarlas y transmutarlas cuando se interactúa con el otro.

Para lograr este tipo de relaciones, la docente asegura que es necesario mantener una consciencia plena que permita expandirla de manera individual y con ello impactar en las relaciones:

  • Drenaje cerebral: Escribir como ejercicio terapéutico en pro de mayor flexión e introspección. Es vital reconocer y aceptar nuestras emociones, darles un nombre e incluso identificar los efectos físicos que ellas generan en nosotros.
  • Practicar la gratitud: El agradecimiento es el antídoto más poderoso para recalibrar la perspectiva y llevar la mirada y atención a otros lugares.
  • Observar el cuerpo: Trabajar las propias emociones aumentando la atención o el contacto consigo mismo, poniendo luz a las emociones que se experimentan y la manera como escogemos manifestarlas.
  • Detox digital: Empezar a distanciarse de la inmediatez de las redes sociales y en general de la internet por medio de dispositivos electrónicos. Es importante elegir y curar la información que se va a incorporar día a día, dando un respiro necesario a la mente para que conecte con las emociones.
  • Volverse su mejor compañero: Organizar momentos para estar a solas buscando desarrollar actividades que lleven al disfrute como leer, practicar yoga o algún deporte, orar, meditar, bailar, crear algún producto artístico o estético, tejer, conectarse con la naturaleza, entre otras, de manera que pueda ejercitar el autoconocimiento.
  • Desmontar el ego: Evitar tomarse las cosas de manera personal. Creer tener siempre a razón o sentirse superior por el rol que se ocupa, es uno de los errores más usuales al interpertar algo. Es importante identificar a qué se le confiere poder e importancia, recibiéndolo con amor y respeto.
  • Conectar desde la esencia propia y del otro: Trabajar los problemas de adentro hacia afuera, empezando por uno mismo; con aceptación, empatía y compasión.
  • Interesarse genuinamente: Promover espacios intencionados de interacción para observar, escuchar y sentir la interacción, disfrutando del otro y de su percepción del mundo que le acontece con profundo respeto.
  • Desmontar la queja: Observar e identificar de dónde vienen las quejas, ya que muchas son aprendidas desde la infancia en nuestros núcleos familiares. Un buen ejercicio cuando interactuamos con los demás y vemos que se asoma la queja, tratar de recordar lo que sentimos cuando escuchamos a ese alguien quejarse, si nuestra posición es de agente activo o víctima.

El hecho de mantener relaciones sanas implica el saber escuchar e identificar lo propio, reconocerse en ello, y devolver al mundo (o al otro) en dicha interacción, solo lo que le pertenece, aquello que nutre, anima, invita a la reflexión o posibilita la emergencia de aspectos positivos en su vida.

 

 

Educación universitaria

AYÚDANOS A CONOCERTE

Recibe más información de nuestra oferta académica

¿Estudias actualmente en Areandina?

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuáles son los canales de atención, para generar solicitudes?

En el siguiente enlace enlace podrás generar todas tus solicitudes.

¿Cómo realizo mi registro de materias?

En el siguiente enlace podrás consultar todo el proceso de registro de materias

¿Cómo puedo generar una solicitud de certificado y qué costo tiene?

Aquí podrás consultar y generar según el tipo de certificado que necesites

¿Cómo puedo financiar mi matrícula?

Encuentra aquí todas las opciones de financiación que Areandina tiene para ti

¿Cómo puedo realizar mi proceso de grado?

¿Tu grado se acerca? Consulta aquí toda la información que necesitas

¿Cómo puedo validar mi requisito de idiomas?

Encuentra toda la información sobre este requisito en el siguiente enlace

¿Cómo puedo inscribirme a un programa académico?

Realiza todo el proceso de inscripción en los siguientes enlaces PregradoPosgradoEducación Continuada

¿Cómo valido las credenciales de acceso a las plataformas y/o realizar restablecimiento de contraseña?

Tu usuario y contraseña será asignado, una vez te encuentres matriculado (efectuado pago de matrícula) se te enviará al correo electrónico relacionado en el formulario de inscripción, notificando el correo institucional y contraseña de acceso. Recuerda que con este puedes ingresar a todas las plataformas de la Institución. (Consulta tu usuario).

A