Familia, posgrado y trabajo, ¿son compatibles?

Por Areandina, Julio 6, 2018

Asumir un posgrado es un reto lleno muy emocionante, dado que usualmente llevamos cierto tiempo sin estar estudiando y volver a las aulas resulta estimulante y nos llena de ilusión. Aunque en contraparte, puede que hayamos adquirido más responsabilidades y nuestro tiempo se encuentre más comprometido que antes, ya sea por un trabajo estable, un núcleo familiar que ha crecido o por una distribución de tiempo que nos compromete donde nuestra agenda puede que ya no esté tan libre. Aun así, hay maneras en las que podemos equilibrar nuestro tiempo responsablemente para no dejar de lado nada ni a nadie, te contamos cómo.

 

  1. Revisa bien los horarios de clases. Es fundamental que un posgrado tenga horarios que se puedan adaptar a tu rutina y a tus bloques de trabajo con facilidad. Puede que en tu trabajo cuando comentes que necesitarás una o dos horas a la semana por tema de estudios no haya problema, o incluso te permitan llegar un poco más temprano para recuperar las horas. Lo primero es organizar bien estos bloques de tiempo, sin obviar por supuesto el tiempo que te toma llegar del trabajo a la universidad.
  2. Divide mañana y noche en los fines de semana. Puede que sábados y domingos en la mañana la familia duerma hasta un poco más tarde que de costumbre, dado que estás haciendo un esfuerzo por sacar adelante esta nueva fase de estudios, intenta levantarte temprano estos días y programa tus sesiones de estudio y de realizar las actividades que necesites del posgrado en la mañana de estos dos días, de esta forma tendrás la tarde libre para hacer actividades con tu familia.

 

Estudio y familia

 

  1. Habla con tu familia. Es posible que tus estudios comprometan a veces un poco más tu tiempo en periodos de evaluaciones, por ejemplo, por lo que una buena comunicación con tu pareja e hijos ayudará a que entiendan que es posible que ciertos días no estarás tan disponible como de costumbre, pero que es algo momentáneo. También puedes incluso recurrir a otros familiares para que te colaboren con ciertos temas como el cuidado de los niños y puedas contar con un espacio de tiempo controlado para estudiar.

 

Revisa nuestra infografía sobre los beneficios de un posgrado haciendo clic aquí.

 

  1. Sé eficiente. Dependiendo de tu área de estudio, es muy posible que en algunas investigaciones o trabajos que debas presentar te soliciten casos de estudio o hipótesis a problemas reales en tu sector, intenta usar ejemplos que te hayan sucedido o que puedas reportar con facilidad, de esa manera tendrás muestras donde manejas las posibles variables que se presenten y tengas más herramientas para desarrollar soluciones factibles. Además, podrás aplicar las soluciones a tu trabajo.
  2. Sé disciplinado. Lo más importante es que ante las diferentes posibilidades y consejos que te ofrecemos puedas tener disciplina para cumplirlos, ya sea levantándote temprano los fines de semana, intentar tener horarios favorables para tus estudios y apartar tiempo exclusivo para tu familia. Es necesario entender que quizá los posgrados son una decisión familiar que traerá resultados positivos para todos, por lo que el esfuerzo a veces se comparte en ciertas labores, aunque definitivamente quien hace el posgrado es quien más debe estar comprometido con un excelente resultado.

 

Familia y posgrado

 

Ante todo, pareciera que la mejor fórmula para afrontar un estudio de posgrado es mucho ánimo, una excelente comunicación con tu familia y una buena organización del tiempo con tu trabajo. Anímate y revisa las opciones de posgrados que tenemos para ti, solo haz clic aquí.

Publicado en: El Blog de Areandina

Tagged: Trabajar, Estudiar, balancear actividades, organización, Areandina

Quizá también te interese