¿En qué se diferencia la universidad del colegio?

Por Areandina, Enero 11, 2018

Hay cambios que son mucho más fuertes que otros, pero sin duda, uno que nos gira la vida en un vuelco de 170 grados (para no llevarlo al extremo) es el cambio del bachillerato por la universidad. Todas las mecánicas cambian y la forma en cómo nos adaptemos suele costarle a unos más que a otros, por eso, es necesario que vayas preparado para lo que viene, y si ya pasaste por esto puede resultarte emotivo recordar estas diferencias.

 

  • Profesores: quizá uno de los aspectos que más cuestan son el poder acostumbrarse al ritmo y estilo de los profesores universitarios, esto porque cuando se dictan las clases suele ser de forma más precisa, rápida y sin tantos ejercicios. Además, la relación con los alumnos suele ser un poco más desprendida, no es cercana dado que existe una gran cantidad de estudiantes por aula y por materia, por lo que no hay tanto tiempo para fraternizar.

Una recomendación: usa elementos como tomar apuntes o grabar las clases, para que al momento de estudiar tengas recordación de los temas explicados y puedas profundizar con bibliografía adicional y hacer preguntas puntuales en clase.

 

  • Horarios: hay carreras que ofrecen turnos vespertinos y nocturnos, por lo que el estudiante puede adaptar cuándo cursar ciertas asignaturas dependiendo de sus obligaciones y responsabilidades. Un profesor, por lo general, no te obligará a asistir a todas las clases, dado que ya es tu responsabilidad. Incluso la puntualidad a una materia es cuestión personal, pero que va formando una opinión sobre de si eres alguien puntual o no, piensa que en la universidad puedes conocer a tus futuros empleadores y compañeros de trabajo.

Una recomendación: según solo estudies o también trabajes, intenta tener en cuenta también el tiempo que te lleva trasladarte hasta tu universidad y evita los “huecos” o espacios muy prolongados entre clase y clase.

 

  • Cuadernos y libros: nadie te forzará a llevar apuntes, ni tampoco revisarán tu cuaderno para cerciorarse que hayas tomado notas. Esta parte es totalmente opcional y depende de cada estudiante. Una sugerencia es que puedas anotar según vas entendiendo los contenidos para poder estudiar para un parcial, un quiz u otra evaluación que se vaya a presentar. En cuanto a los libros, depende de su usabilidad en el aula de clase, la indicación del docente y su inclusión en la bibliografía del semestre. Sin embargo, existen posibilidades como comprar los libros con estudiantes del mismo semestre que vayan en otra jornada o comprarlos de segunda mano de estudiantes de semestres más avanzados.

Una recomendación: usa los elementos que te sean más amables para tu entendimiento, ya sea que subrayes, coloques post-its, hagas recuadros especiales o tengas algunos signos para diferenciar un concepto de una duda o de un ejemplo; y ojo, antes de comprar una Tablet, piensa si en realidad puedes entender y consumir los contenidos en este formato o si para ti funciona mejor el papel; eso sí, una computadora siempre será necesaria.

 

  • Materias: el cómo y cuándo se cursa una asignatura en la universidad depende enteramente de cada quien. Puede que la desees atrasar un par de semestres y no pasa nada, o, por otro lado, puede que quieras realizar créditos extra cada cuatrisemestre para enriquecer el conocimiento que adquieres en la universidad. La carga en la cantidad de materias se puede adaptar a cada quien.

Una recomendación: en la universidad se pueden cursar materias de otras carreras, por lo que si estudias alguna carrera en el área de la salud pero te interesa un montón la fotografía, puedes buscar este y otros cursos en otras facultades que puedas inscribir, quizá te toque trasladarte, pero vale la pena el esfuerzo.

 

  • Evaluaciones: los exámenes, las evaluaciones prácticas, los parciales, los quiz, los trabajos escritos, la realización de piezas o maquetas, por nombrar algunos ejemplos, son actividades que para realizarlas no será suficiente estudiar el día anterior, dado que la cantidad de información y de tiempo necesarios para desarrollar las respuestas, elaborar ejemplos y llevar a cabo la implementación de la teoría requieren de haber estudiado de forma continua desde que se imparte el contenido por el profesor.

Una recomendación: existen muchas técnicas diseñadas para que lo que se estudia permanezca de manera más estable en nuestra mente, pero una que solemos compartir es el enseñar el contenido a otras personas, como si estuvieses dando una clase, de esa forma es obligatorio que manejes la información y, además, notarás cuáles son tus puntos débiles y qué te falta entender mejor.

 

  • Compañeros: acostúmbrate a no ver a las mismas personas todos los días, ni siquiera dentro de una misma franja horaria. Dado que cada quien selecciona qué materias ver y cuándo, es posible que continuamente tengas compañeros nuevos. Piensa también que te tocará trabajar con diferentes grupos de personas, por lo que esto mejorará mucho tu profesionalismo, responsabilidad y formas de entender otras maneras de trabajar, pensar y descifrar los problemas planteados en las clases.

Una recomendación: tampoco es que no vayas a hacer excelentes amigos en la universidad, pero debido a las dinámicas académicas, puede que tengas que conectar con muchas personas para informar o estar al tanto de alguna novedad en las diferentes clases.

 

  • Aulas e instalaciones: no todo estará en un mismo edificio con un solo vigilante o celador, las universidades cuentan con diferentes facultades, instalaciones, sedes, centros e incluso campus, entonces la adaptación también se relaciona con la movilidad, el transporte y la distancia entre sedes.

Una recomendación: evita tener clases seguidas en sedes que queden muy lejos una de otra, es probable que llegues tarde y esto repercute en lo que aprendes, lo que te pierdes de contenido, tu imagen no será la mejor y puede que tardes un poco en ubicarte sobre el tema que se está tratando. En caso de que esto llegase a ocurrir, comunícate de inmediato con tu facultad para solucionar esta situación antes del inicio de clases.

 

Recuerda que puedes conocer toda la experiencia universitaria con nosotros, te invitamos a conocer nuestros programas haciendo clic aquí¿Tienes más experiencias y cambios que te hayan parecido importantes? Compártelos con nosotros en los comentarios o por nuestras redes sociales.

Publicado en: El Blog de Areandina

Tagged: Colegio, Universidad, Diferencias, Artículo, Areandina, Bachillerato, Crecer, Futuro

Quizá también te interese