10 recomendaciones para evitar que te roben

Por Areandina, Abril 3, 2018

¿Has escuchado “robaron a mi amigo en la esquina” o has dicho “no se imagina, ayer me robaron el celular cuando me bajaba del bus”? Lamentablemente, estas frases las hemos escuchado alguna que otra vez en nuestras conversaciones con amigos y familiares, ello es porque en ocasiones estamos expuestos a situaciones de peligro y, por alguna circunstancia, no estamos atentos y terminamos siendo víctimas de un robo, pero ¿cómo evitar que te roben?

Sigue leyendo porque en este post queremos darte 10 recomendaciones que te ayudarán a estar a salvo y a “no dar papaya” cuando estés en lugares públicos o muy concurridos.

 

Consejos básicos

  1. Evita las multitudes.

Cuando hay una aglomeración de personas en un espacio reducido es difícil estar pendiente de bolsillos, morral, espacio personal, prendas y de evitar que te caigas o tropieces a alguien, por lo que siempre que puedas evitar los tumultos de personas es mejor hacerlo, recuerda que en estos lugares tu atención está dividida en muchas cosas y eres más vulnerable a un robo por manoseo, esos donde te sacan las cosas de los bolsillos y no te das cuenta.

  1. No saques el celular en sitios de muy alta o muy baja circulación de personas.

El móvil nos hace estar pendientes de otras cosas, menos de aquello que nos rodea (personas en actitud sospechosa, carros, motos, etc.), por lo que si lo puedes ignorar mientras pasas por lugares llenos de gente o sitios muy solos, es mejor y ya en un sitio más transitado lo puedes revisar y contestar tus pendientes. Además, tampoco lo uses en el bus si estás junto a la ventana, dado que hay quienes aprovechan esta oportunidad para raparlo en el momento en que menos te lo esperes.

 

¿Sabías que el celular también te quita tu atención al cruzar la calle? Te recomendamos leer también: ¡OJO! Que no te cojan desprevenido en la calle.

 

  1. No cuentes dinero en público.

Sea que hayamos retirado del cajero automático, nos hayan pagado una cantidad que nos debían o simplemente sea que tenemos ganas de organizar el dinero que llevamos con nosotros, la recomendación es que esperes a estar en un sitio seguro para hacer esto, tu casa, un banco o algún espacio que sepas que no corres ningún peligro. Incluso evita hacerlo en un carro, porque desde afuera siempre puede haber alguien viendo lo que haces.

  1. No lleves la cartera en el bolsillo trasero de tu pantalón o debajo del brazo.

Bien sea que estemos caminando o que estemos a punto de abordar el bus, nuestro rango de visión es nulo hacia lo que sucede a nuestras espaldas. Por ello y dado que muchos hombres llevan la cartera en el bolsillo de atrás del pantalón y muchas chicas para hacer diligencias se llevan solo la cartera y la ponen debajo del brazo al caminar, ambas son posiciones en las que nos pueden rapar con facilidad nuestras pertenencias, ya sea la cartera, el celular u otro ítem valioso. Así que siempre es mejor sujetarlo con la mano, llevarlo en los bolsillos de enfrente o dárselo a un amigo que nos acompañe y lleve morral.

  1. Lleva el morral adelante.

Lo mismo sucede con el morral o la maleta, al llevarlo atrás estás dando la facilidad de que te puedan abrir alguno de los compartimientos y saquen cosas sin que te des cuenta. Además, hay quienes por despiste no mantienen cerrados los bolsillos todo el tiempo y hay quienes se aprovechan con más facilidad de esta situación.

Consejos para evitar que te roben

  1. Presta atención a tu instinto.

Ignorar un poco lo que sucede alrededor porque creemos que estamos siendo paranoicos es algo que nos ha pasado. También está que a veces creemos que estamos siendo prejuiciosos por cómo actúa o se viste alguien, y no estamos seguros de si debemos sentir miedo, alejarnos o quedarnos en el mismo lugar para no ser groseros. Lo cierto es que allí entran nuestros instintos a ser importantes, porque hay quienes nos generan una mala sensación y no está mal escuchar nuestros instintos, si quieres moverte, hazlo.

  1. Pilas con la hora y los lugares oscuros: ojo con las esquinas.

Sea que salimos tarde de estudiar, del trabajo o de una noche de fiesta, la ciudad parece ser otra de noche y los lugares por los que caminamos con tranquilidad a las dos de la tarde, quizá no sean nada seguros a las dos de la mañana. Por ello, siempre es mejor estar atentos, evitar los lugares donde no tenemos visibilidad y que pueden resultar peligrosos, como las esquinas, dado que no sabemos qué hay detrás. Así, evita las esquinas o camina alejado de ellas cuando hagas un cruce.

  1. Bájale el volumen a los audífonos.

Si bien con los audífonos descansamos un poco del ruido del tráfico, evitamos escuchar conversaciones ajenas y nos metemos en nuestro propio mundo, también se sabe que a la par dejamos de escuchar las indicaciones cuando vamos en transporte público, no estamos tan atentos al cruzar las calles y tampoco escuchamos si alguien se acerca a nosotros por la espalda. Quizá sea bueno que no le subas tanto el volumen a la música y que tus audífonos no te aíslen totalmente de las actividades a tu alrededor.

 

En el blog, tenemos varias playlists que puedes disfrutar en cualquier momento, ¿ya escuchaste: 10 canciones para estudiar sin que nadie te hable? Si no, haz clic acá.

 

  1. Desconfía de papeles extraños que te acerquen.

Una técnica de robo, secuestro y violación es el uso de químicos que se colocan en papeles y quien entra en contacto con ellos pierde la conciencia y la voluntad de sus actos, siendo fácilmente manipulable por el agresor. En la actualidad, hay varias opciones más allá de la burundanga y el borrachero (nombres de estas drogas), por lo que siempre toca ser prevenido y no tomar papeles con facilidad que algún extraño nos ofrezca en la calle.

  1. El dinero tirado en la calle no siempre es buena suerte.

Otra técnica con la que nos pueden robar es la de engañarnos con un señuelo económico, porque hace que nuestra atención se fije en dinero que pareciera estar tirado en la calle. Puede que el billete tenga alguna sustancia o que justo cuando nos agachamos a recogerlo, haya alguien esperando a una presa para lanzarse sobre nosotros o atacarnos. Mejor no creer que el dinero llega tan fácilmente a nosotros y evitar que te roben y te tomen por sorpresa.

 

Tips PRO

En ocasiones, contar con las pautas básicas de protección para evitar que te roben no es suficiente, porque hay situaciones que son muy poco comunes y que requieren un nivel más de experticia en estos temas, con algo de ayuda y muchas preguntas a amigos, hemos logrado reunir 10 consejos expertos en estos temas que quizá en algún momento nos puedan ayudar.

 

  1. Con las bolsas vacías.

Piensa que, si llevas las bolsas con las compras y estás esperando bus, puede llegar un ladrón a rapártelas mientras estás pendiente del número y la letra de cada transporte que pasa. Por eso, ¿qué tal si guardas las cosas que compraste en tu maleta? Por ejemplo, si te regalaste los zapatos que querías, sácalos de la caja y guárdalos en tu maleta, y si se llevan la caja, que se la lleven vacía y así evitar que te roben tu compra.

  1. Camufla tu look y tu actitud.

Si ya vas de noche de regreso a casa y debes pasar por un lugar en el que sientes desconfianza, puedes guardar los audífonos en el bolso y tener una actitud sin miedo, guerrera. Esto último es bastante importante porque si reflejamos mucha inseguridad es más factible que vayan detrás de nosotros, así que todo comienza por fortalecer nuestra actitud y atenuar un poco nuestro look en ese momento.

  1. Si vas en carro, ojos para todos lados.

Si vas conduciendo, los peligros son otros y toca que tu atención esté por todos lados (podríamos escribir un post completo dedicado solamente a ello, pero para que no quedes sin consejo este está bien nutrido). Imagina que son las 11 de la noche, las calles están despejadas, el semáforo pasa a rojo y aún tienes espacio para llegar hasta él, en este punto deberías frenar un poco antes y continuar muy despacio, así podrás evitar algún ladrón que esté esperando los carros que lleguen y no puedan avanzar hasta que cambie el semáforo. Adicionalmente, este “ancho de banda” también te sirve para observar por todos los espejos que no haya nadie rondando tu vehículo y si notas algo sospechoso, puedes rodar o moverte.

  1. Esas moneditas te pueden salvar.

La mayoría de veces en las que hacemos alguna compra, nos dan vuelto con monedas que muchas veces nos resultan molestas, pero que en ciertas ocasiones, siendo precavidos, nos pueden llegar a ser de utilidad. Si vas caminando o en carro, hay personas que se acercan a pedir dinero y que al no darles algo pueden hacerte daño y ponerse violentos, así que este es el momento perfecto para darles unas monedas y que puedas alejarte rápido y seguir tu camino en paz.

  1. Si puedes no exponerte, mejor.

Si estás fuera de casa hasta tarde o debes movilizarte ya entrada la noche, es aconsejable que dispongas un monto para taxis o transportes privados que te lleven a tu destino. En ocasiones, nos confiamos un poco de que nada nos va a pasar y puede que ello te haga perder ciertas pertenencias que terminan costando mucho más de lo que saldría pagar un transporte.

Consejos para evitar robo

  1. Aprende defensa personal.

Si eres de aquellos que quiere sentirse un poco más seguro todo el tiempo y que quizá desee defenderse dentro de los límites de lo correcto, existen disciplinas de defensa personal que te darán más confianza para no sentirte un blanco fácil. Estas técnicas de combate se basan en no dejar que te agredan, en la agilidad y en la evasión de golpes, pero sin herir al atacante. A veces se piensa que estas técnicas se tratan de golpear al otro para que no te golpee a ti, pero la defensa personal es más sobre impedir la agresión física o emocional hacia ti o hacia un tercero.

  1. Desconfía de llamadas extrañas.

Una técnica que han usado cada vez con más frecuencia es la de pedir dinero a uno de tus seres queridos a tu nombre cuando no te pueden localizar. Mira un ejemplo de este acto: antes de entrar a ver una película o una obra de teatro, un extraño te pide los datos personales para alguna promoción, entre ellos el número de una persona de contacto que no seas tú, y te indican que debes apagar tu teléfono para la película. Cuando estás en la sala, estos sujetos llaman a esa persona de contacto que diste y dicen que te ha pasado algo, que estás incomunicado y que necesitas una cantidad dinero para estar bien. Dado que tu familia no se puede comunicar contigo, mucha gente cae en esta trampa. Este es un tipo de extorsión con el que tanto tú como tu familia deben estar alertas y tener un sistema de emergencia para estos casos.

  1. Denuncia si presencias un robo o si eres víctima.

La denuncia ante las entidades de seguridad es siempre necesaria y contribuye a vivir en una sociedad más segura, porque se van reportando qué zonas, en qué horas y qué tipo de sujetos realiza actos que afectan la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos. Si llegas a presenciar o si eres víctima, fíjate en los rasgos de la persona (color de piel, altura, color de cabello, de ojos, rasgos físicos, etc.) y no tanto en la ropa, porque usualmente quienes realizan los robos suelen llevar una muda rápida de atuendo y así evitar coincidir con las referencias que den las personas. Incluso, también puedes denunciar el hurto a través del sitio web de la Policía Nacional: https://www.policia.gov.co/denuncia-virtual/hurto-personas

  1. Lleva un celular señuelo.

Es raro y no todos podemos hacerlo, pero la recomendación es: si de casualidad tienes un celular que ya no sirva o que esté en desuso, puedes llevarlo en el bolsillo y en caso de que te vayan a robar, puedas dar este en vez del que en realidad usas. Los ladrones no se ponen a revisar si funciona el aparato en el momento del robo, sino que más bien este es un momento rápido en el que lo importante es quitar e huir, por lo que esta técnica para evitar que te roben una pertenencia valiosa es, al menos, lógica.

  1. No vayas siempre por las mismas rutas o anima a alguien a que te acompañe

No todos los robos son improvisados, dado que hay personas que prefieren realizar robos con técnicas premeditadas y realizando cierta vigilancia a quienes serán sus víctimas. Así que, si sueles tomar una misma vía todos los días a las mismas horas, intenta cambiar esto de vez en cuando de forma aleatoria (no justo los días que te pagan) y si haces alguna transacción bancaria importante o llevas efectivo contigo, intenta siempre que un amigo o compañero te acompañe a casa, incluso la policía ofrece esta opción cuando lo necesites, al llamar al 123 o decirle al cajero que pida este servicio para ti.

 

¿Conoces otras formas de prevenir un robo y que pueden ayudar a otros? Cuéntanos en los comentarios o por nuestras redes sociales, quizá las experiencias que conozcas puedan ayudar a más personas.

Publicado en: El Blog de Areandina

Tagged: Dinero, Precaución, Finanzas, Consejos, Areandina, Ahorrar, Robo

Quizá también te interese